Una sonrisa en el abismo

Aquel día me rescató del abismo
un par de labios escarlata
que en mi noche escribieron una posdata
trazada con besos y erotismo.

Diez minutos resistí con estoicismo
aquella traviesa sonrisa de gata
y pronto supe que sería más que grata
cuando solo con un beso me arrancó el pesimismo.

Era una sonrisa pegada a una señorita
que el mundo quería revolucionar
y, sin intentarlo, revolucionar consiguió el mío

Y, al final, es una sonrisa infinita
la que al perdido sabe rescatar
y a toda la civilización salvar.

Revolución

Cansado el pueblo de injusticias
ocupó enfurecido las calles
anhelante de tener lo que es suyo
y, sin embargo, jamás poseyó:
Democracia, justicia, libertad,
seguridad, fraternidad, igualdad,
pero más importante que nada: Dignidad.

El mundo comprendió a golpes
que democracia no son urnas;
sino que son plazas ocupadas,
son carteles, gritos, asambleas,
son ardientes discursos de verdades,
páramos de promesas y selvas de hechos.
son personas, son ideas, son discusiones,
son puños en alto y canciones.
Quinces de mayo, o mayos del 68.

El mundo aprendió a golpes
que democracia es revolución.

Fogoso hielo

Cuando se cierne la noche
sobre la antigua ciudad nevada,
sigo tu regreso esperando
junto a la lumbre y sin palabras,
en aquel sofá de pasiones.

Recuerdo cuando aquí morabas:
entrabas silente cual gato en libertad,
sin decir nada, tu y la gravedad,
por algún secreto pacto te desnudaba;
tu belleza frente a mi incredulidad.

Recuerdo cuando me amabas:
te abalanzabas sobre mí
con tu piel, fogoso hielo,
derritiéndote en mí lentamente.
Mientras tus besos reavivaban
las agonizantes brasas de mi ser,
los míos templaban tu fría tez.

Recuerdo también, cuando al final,
me besabas el hombro,
y un te amo escapaba de tu susurrar.

Haiku: Olas

Rompen las olas
al borde del estío
cual perfecta aria.
                        javihida

Hay pocas cosas comparables al sonido de las olas rompiendo al final del verano, con fuerza e ímpetu, apurando la fuerza de los últimos rayos de sol. Se podría gastar la vida escuchando esa canción, ese rumor, esa entonación profunda. Recorrer la costa descubriendo sus notas, todas distintas según donde rompan: arena, acantilados, tus piernas…

¿A dónde vas?

¿A dónde vas espíritu sin esperanza?
Escapas alto hacia borrascosas nubes
de tajantes dagas que te desangran
y persisten, todavía, a mis reveses inmunes.
Solo abulias hallo por esas latitudes;
soledades, sollozos, sangre, decrepitudes.
¿A dónde vas espíritu sin esperanza?

¿A dónde vas maltrecho corazón?
Tras ser mil veces traicionado,
destrozado otra vez por la decepción
de ser ya no más amado,
sigues, estúpido estandarte de la ilusión,
altivo como el gladiador recién liberado.
¿A dónde vas ridículo corazón?

Sigues caminando rumbo a la nada,
deshaciendo el camino al andar
por la triste travesía abandonada
que no desemboca en el olvidar;
rompe el alba de madrugada
y por un segundo te dejo de anhelar.
Tan solo instantes escapan de mi alma helada
anclada en el frío puerto del pesar.
¿A dónde vas, corazón, por la senda desdichada?

Haikus: Versos del UniVerso

La inmortal vida
sigue escribiendo versos
para los hombres.

El fulgor de astros
continúa alumbrando
bellos apuntes.

Este planeta
sigue legando letras
a los poetas.

El escritor
es dictado los versos
por raros cosmos.

Y hurtar estrofas
a lindas primaveras
sí es poesía.

Cualquier instante
la negra tinta troca
eternidad.

La noble pluma
sigue grabando versos
para el recuerdo.

La vida sigue,
aún sin escritores,
siendo poema.

Tu digno nombre,
Universo llamado
imperfectible es;
pues por versos compuesto
estás todo: ¡Oh UniVerso!

Gato

Taimada mirada de marihuana,
etéreos espejos de mi vida
que oteáis esa gran desconocida
felicidad de la alegre mañana.

Calmada vida muy poco mundana
de movimientos persas comprendida
y de recuerdos que jamás olvida
dentro de su denso lomo avellana.

Noble fiera escolta de mi costumbre
acompáñame en la confusa noche
escuchando esta tan vana quejumbre.

Tu maullido resuena sin reproche
con la especial bizarra certidumbre
de la leonada luna de anoche.